Historia

El Concilio Misionero Femenil inició con pequeños grupos de mujeres que se reunían para hacer su culto de adoración a Dios, esto por iniciativa de la primera misionera que llegó al país en 1937, hermana Elena de Franklin, quien fue la promotora de esta organización. Más adelante Dios usó a hermana Miriam de Haydus, misionera que llegó a Guatemala en 1952 para ser la fundadora y organizadora del Concilio Misionero Femenil a nivel nacional, siendo también la autora del coro oficial “El Concilio Misionero Femenil Aquí”.

En este mismo año organizó el primer retiro de esposas de pastores en la ciudad de Jutiapa, región oriental del país. Para esta fecha el trabajo fue más intenso, pero las hermanas Franklin y Haydus de nacionalidad estadounidense ya contaron con la ayuda de la misionera Rubí de Shortes quien también era de origen estadounidense y las hermanas misioneras mexicanas, Lidia Guajardo y Estéfana Huertas, las hermanas antes mencionadas dirigidas por hermana Mirian de Haydus lograron en 1954 que la organización fuera reconocida por la Conferencia Nacional de Pastores de Las Asambleas de Dios. Fue así como quedo establecido como un departamento dentro de nuestra denominación, “Asambleas de Dios”.